¿Paja mental?

Redescubriendo un material de construcción antiguo

  • DVD
  • PAL, 43 min
  • DVD contenido 4 idiomas: Español, Francés, Inglés, Alemán!
  • Precio: € 18.00



    Video-on-demand:
  Ver una introducción de "¿Paja mental?"
Duración 3 min. 13 sec

Las balas de paja son un material de construcción nuevo e interesante: renovable, ecológico, económico, y existente en abundancia. Colocándolas como si fueran ladrillos enormes, las balas de paja aseguran un aislamiento térmico extraordinario y un ambiente interior sano.

Esta película alemana muestra la situación actual de este nuevo sistema constructivo. En ella, se acompaña el proceso de construcción de una casa en Alemania; y a través de distintos ejemplos, se muestran las posibilidades de diseño de casas realizadas con balas de paja. Entrevistas con arquitectos, promotores y expertos dan respuesta a preguntas y dudas importantes. Y un apasionante ensayo de resistencia al fuego demuestra: ¡Las paredes de paja no arden!

DVD con 4 idiomas: Español, Francés, Inglés, Alemán!

History_neu.jpg

Casa de paja en Nebraska

La construcción con balas de paja procede originariamente de los Estados Unidos. Unos colonos llegaron a finales del siglo XIX a un lugar en el estado de Nebraska donde no había árboles. Tan sólo dunas de arena y pastos por todas partes. Ya se había inventado la primera embaladora de paja, accionada por caballos, y los colonos empezaron a construir casas apilando las balas. Concebida en principio como una solución provisional, esta manera de construir llegó a establecerse. Algunas de estas viviendas con más de 100 años de antigüedad, se mantienen actualmente en perfecto estado.

McCabe.jpg

Casa de paja en Gran Bretaña

Realmente existen casas de paja para todos los gustos: con diseño moderno o casas idílicas y naturales – la paja permite realizar multitud de formas. La comunidad de amantes de la construcción en paja está en continuo crecimiento en todo el mundo, en todas las regiones y zonas climáticas.

Arsbeck.jpg

Casa de paja autoportante

Sin embargo, la paja tiene unas características muy peculiares. Comprimida en fardos, se convierte en un interesante material de construcción novedoso, con el que se pueden construir casas. Para ello, es suficiente disponer de unos cuantos fardos del agricultor vecino, una cimentación, y … allá va. Esta pequeña caseta de jardín, cerca de la frontera con Holanda, no tiene estructura portante. Es decir, que son los mismos fardos de paja los que soportan el peso de la construcción. Las gruesas paredes de fardos son muy estables; soportan fácilmente el peso de todo el tejado.

Wendland.jpg

También en Alemania hay algunos pioneros de la construcción en paja, como aquí en la Baja Sajonia. Este cargamento de balas de paja se suministra para la construcción de una moderna casa unifamiliar; sin embargo, no será autoportante, sino con una estructura de madera que soportará el peso del tejado. Las balas de paja conformarán simplemente el cerramiento, sin soportar ninguna carga.

Warmuth3.jpg

Casa de paja de 400 m2 en Baviera

Una casa de las primeras en Alemania: tiene 400 m2, y costó 300.000 euros. Pero aquí también se ahorra – en los gastos de calefacción. El propietario, Albert Warmuth, está entusiasmado:
“Hasta ahora sólo hemos tenido un invierno, bastante severo, durante más de una semana estábamos a 18º bajo cero, y aquí dentro la temperatura era muy agradable.”

Rauch.jpg

Ensayo de resistencia al fuego en una pared de balas de paja

Visitamos el laboratorio de análisis de materiales en Braunschweig, departamento de protección antiincendios.

“Hemos conseguido 90 minutos de resistencia al fuego. Esto es un resultado muy bueno, sólo necesitábamos un RF 30, es decir, 30 minutos de resistencia, para la obra en la que queremos emplear este sistema. Pero con 90 minutos somos todavía más flexibles, porque nos permitirá también emplear la paja para construcciones de viviendas plurifamiliares con varias plantas de altura".

HeidiMalStroh.jpg

Producción: ÖKOFILM
Una pelicula de Heidi Snel
Cámara: Malcolm St.Julian Bown

© 2004 ÖKOFILM Heidi Snel